¿Olvidó su contraseña?

Soberano Santuario


A L∴G∴D∴S∴G∴A∴D∴L∴M∴

Logo Alto Consejo Masonico de Venezuela


Directiva

Soberano Gran Conservador General:
Giovanni Guarrasi Sigona 95º.
Gran Pontífice, Portavoz del Soberano Gran Conservador General y último Grado:
Francisco José Rojas Carvajal 95º.

MIEMBROS ACTIVOS

Andrés Eloy Murzi Sifontes, 95º.
Enrique de Jesús Marcano León, 95º.
Rodrigo Armas Frezza, 95º.
Edgar Pulgar Polanco, 95º.
Luis Enrique Lugo Rodríguez, 95º.
Carlos Eduardo Guevara Pérez, 95º.


TEMPLO MÍSTICO

Gran Pontífice, Portavoz del Gran Conservador General y último Grado, Guardián de las Sagradas Tradiciones, Príncipe de Memphis, Sublime Comendador de las Tres Legiones de la Orden Condecorado con la Gran Estrella de Sirius:
Francisco José Rojas Carvajal 95º.
Gran Canciller, Administrador General, Príncipe de Memphis:
Carlos Eduardo Guevara Pérez.
Príncipe de Memphis, Intérprete de los Jeroglíficos Masónicos, Guardián de las Sagradas Tradiciones, Príncipe de Memphis, Sublime Comendador de las Tres Legiones de la Orden Condecorado con la Gran Estrella de Sirius:
Andrés Eloy Murzi Sifontes.
Príncipe de Memphis, Gran Inspector General, Sublime Comendador de la Legión de los Caballeros Eleusios:
Luis Enrique Lugo Rodríguez.
Príncipe de Memphis Regulador de la Orden, Grande Comendador de la Legión del Vellón de Oro:
Enrique de Jesús Marcano León.
Príncipe de Memphis, Inspector Administrador:
Rodrigo Armas Frezza.
Príncipe de Memphis, Sagrado Depositario del Tesoro de la Orden, Grande Comendador de la Legión de los Caballeros Sadah:
Edgar Pulgar Polanco.

SUPREMO GRAN TRIBUNAL DE LOS PATRIARCAS DEFENSORES DE LA ORDEN

Patriarca Grande Magistrado, Presidente:
Edgar Pulgar Polanco 95º.
Patriarca Gran Defensor de los Estatutos de las Reglas de la Orden:
Rodrigo Armas Frezza 95º.
Patriarca Gran Orador, Consejo para la Defensa.
Enrique de Jesús Marcano León 95º.
Patriarca Primero.
Luis Enrique Lugo Rodríguez 95º.
Patriarca Analista, Registrador.
Andrés Eloy Murzi Sifontes 95º.
Patriarcas Grandes Jueces.
Francisco José Rojas Carvajal 95º, Carlos Eduardo Guevara Pérez 95º.



Reseña


Rito Antiguo y Primitivo de Memphis

Debido a la cantidad de información errónea que existe tanto en internet como en libros de varios autores, hemos creído necesario explicar que es y que no es el Rito de Memphis.

El Rito de Memphis, es un Rito masónico Regular, aceptado por Grandes Logias Regulares alrededor del Mundo.

En Venezuela la Orden Masónica del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis trabaja en el Filosofismo bajo los Auspicios del Soberano Santuario de los Príncipes Patriarcas de Memphis. En el simbolismo, mantenemos relaciones interpotenciales con la Gran Logia Regular Multiritualistica de Venezuela.

La Gran Logia Regular Multiritualistica de Venezuela tiene la capacidad de trabajar en los tres grados simbólicos de los Ritos Antiguo y Aceptado, de York o Emulación, Escocés Rectificado, y Antiguo y Primitivo de Memphis.

Reconocemos como un cuerpo filosófico hermano al Supremo Consejo Confederado de 33° Grados del Rito Antiguo y Aceptado para la República Bolivariana de Venezuela.

El Rito de Memphis no guarda relación, ni se lo debe confundir con los Ritos llamados Memphis-Misraïm o Misraïm-Memphis, puesto que ellos de Memphis solo han conservado el nombre.

El Rito de Memphis (u Oriental) y el Rito Antiguo y Aceptado (u Occidental) estuvieron presentes en el mundo masónico desde su mismo inicio perdiéndose con ellos en la noche de los tiempos.

Los misterios del Rito Masónico de Memphis que en los tiempos primitivos comprendía sólo siete grados, cuenta hoy con 95 grados reformado por J. E. Marconis de Negre.; ya que en el estado actual de nuestras costumbres, es imposible que los Ritos Masónicos sean constituidos de manera que todos sus miembros sin excepción puedan tener un conocimiento completo de los Secretos Masónicos tal y como deberían ser revelados en el séptimo grado; se debería para ello restablecer el noviciado y poner para el paso de un grado a otro los mismos plazos y las mismas precauciones que los antiguos misterios, el estado social actual se opone a esta marcha regular y racional, la Masonería, ha debido pues refugiarse en los grados superiores.

El Rito masónico de Memphis enseña a los hombres a rendir homenaje a la divinidad. Tiene por base la creencia en la existencia de Dios y la inmortalidad del Alma.

La Orden Masónica de Memphis no otorga los grados “azules” o de Logias simbólicas, por lo tanto está abierto a Maestros Masones que estén activos y cotizantes en una Logia Simbólica regularmente establecida.


El Rito de Memphis

El Rito Masónico de Memphis es una Orden que enseña a los Hombres a prestar homenaje a la Divinidad.

Tiene como su fundamento la existencia de Dios y a Él se refiere en sus reuniones como Gran Arquitecto del Universo, también proclama la inmortalidad del Espíritu que habita en el Alma y esta última incorporada en el Cuerpo.

Para la práctica del Rito se requiere el ejercicio de la Benevolencia, la Moral inmortal derivada del estudio del Arte y la Ciencia; también la práctica de todas las virtudes.

Es el lazo que une la Humanidad; el símbolo de la Esperanza, que enseña la Fe en Dios que redime y de la Caridad que Bendice.

El Rito Antiguo y Primitivo de Memphis es Universal y a él solamente pueden pertenecer los individuos con Creencia en la Paternidad de Dios y la Hermandad del Hombre.

La otra calificación que se requiere de sus Neófitos es honor; y que estime el valor Masónico, la habilidad y el aprendizaje no importando su condición y distinciones sociales y personales. Buscando por medio de la comprensión ceremonial la extensión del conocimiento Masónico, Moral y Justicia, y para reforzar todos esos grandes principios que distinguen los verdaderos Masones en todas las edades.

Este Rito se basa en los Rituales de la Masonería Simbólica Universal; ellos explican sus símbolos, desarrollan su filosofía mística, ejemplifican su moralidad, explican sus leyendas, e identificando su fuente primitiva con los símbolos históricos de la Masonería; ellos contienen en su simbolismo nada mas las mismas enseñanzas de Cristo, Mahoma, Buda, de los Brahmanes y los Persas.

El Rito es estrictamente no sectario, y presenta un elevado conocimiento intelectual al inquisidor Masónico, sea este un estudiante literal de la Historia Masónica o un buscador de la Verdad Filosófica Oculta en los Símbolos ancestrales y Rituales de la Orden.

El Rito constituye una pirámide cuya base es la Masonería Simbólica Universal, que ha cubierto el globo y sus acentos intemporales son las Virtudes Masónicas y su vértice es el Trono de la Verdad Eterna.

Tenemos que mirar a la masonería con una mente abierta porque solamente con esta forma liberal podemos apreciar la Luz y lo bueno que los Ritos aportan a la Humanidad.

De ahí la necesidad de compilar este trabajo de colocar la orden masónica del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis delante del Mundo Masónico a la Luz de la Verdad y de la Razón.

Es verdad que la mayoría de los autores Masónicos toman partido de uno u otro Rito Masónico de que ellos son Miembros o que simpatizan con la Obediencia que los gobierna.

Los que así hacen se olvidan del hecho de que ellos están haciendo el papel de historiadores, y lo que ellos colocan en registro debe ser solamente la pura y autentica historia del Rito, sin importar a que Obediencia ellos deben observancia, pero infelizmente la mayoría de la Literatura Masónica disponible ha sido escrita por individuos que ni siquiera eran miembros de los Ritos cuyas Historias y Orígenes ellos intentan registrar.

El tiempo es demasiado valioso en el correr diario del siglo XX, para individuos miembros de la Fraternidad hagan pesquisa en la Antigüedad e Historia de la Masonería.

Así siendo y para que esta colección valiosa de información no sea para siempre perdida, la presente publicación se ha hecho imprimir para beneficio de los Obreros del Rito.

La única documentación que merece de nuestra parte credibilidad es la documentación disponible en los Archivos de la Orden.

La mayoría de estos documentos han sido mantenidos en secreto. Llego el momento de dar a conocer toda y completa historia y verdad sobre nuestra Orden.


Historia Antigua del Rito

La cuna de los misterios de la Masonería es colocada por la mayoría de los historiadores en ese país que aparentemente fue uno de los primeros en habitarse, en el altiplano de Tártaro, y se dice que ha sido transmitido hasta nosotros por los sabios de la India, Persia, Etiopía y Egipto. Con este último estamos endeudados por la Religión y la Masonería.

Es de conocimiento general que en Memphis, Egipto, bajo la orientación del Faraón, los altos Misterios de la Francmasonería de hoy eran practicados 2100 AC. Antes del Siglo XVII AD., todo el trabajo Masónico para ser legalmente conducido tenía que ser autorizado por el Faraón o por un Sacerdote.

La prueba de su antigüedad ha sido pasada durante las edades a través de grandes monumentos como las Catedrales, Templos, Pirámides, etc., en los cuales están los registros dejados a nosotros por los Ancianos; y hasta hoy los museos del mundo estiman de preciado valor todos las muestras de piedra, metal, papiros, como prueba audaz y viva de nuestro conocimiento de la temprana historia del Hombre y de sus alrededores; hasta hoy existe todavía ruinas del Viejo Mundo en las cuales existen caracteres de Dioses y Divinidades antiguas en actitudes peculiares que contienen verdades convincentes de su propósito.

Los Antiguos Sacerdotes tenían una visión interior y previeron; ellos prefirieron caminar en seguridad en el más alto sentimiento de popularidad de que ser destruido por ellos; estos entonces, enseñaron al pueblo tales cuentos de forma que sabían que eso bastaría para sus vulgares prejuicios y amor del maravilloso; crearon leyendas, hicieron sacrificios, enseñaron en parábolas, construyeron Templos con esplendor, y manufacturaron milagros a las decenas.

Todo esto era tangible y satisfactorio a las masas, pero en toda esta aparente escena teatral existía un sentido interior, conocido solamente por los Iniciados.

Para ellos estas cosas eran apenas alegorías y símbolos, convenientes lecciones de moralidad y filosofía demasiado avanzadas para que las mentes populares comprendiesen, pues es mucho más fácil ciegamente acreditar de que se busca la razón que entenderla.

¿Puede alguien concebir como plausible que los grandes intelectos de Grecia y Roma, los sabios, los estadistas, y los poetas de estos países realmente acreditaban la existencia personal de las divinidades en sus mitologías?

Para el pueblo común ellos eran realmente Dioses y Diosas; pero para al iniciado ellos eran solamente varios tipos de pasiones, cualidades y estaciones. Ayudados por esta edad de razón y entendimiento, nosotros solamente podemos admirar y respetar la pura y primitiva filosofía, la precisión de sus instrucciones.

Ellos nos revelaron una Religión consonante con las leyes de la naturaleza, inculcando una simple doctrina en verdad, y benefícienle a través de su Universalidad.

Ellos, tal como nosotros, prestaron adoración a la verdad; ellos propagaron esta adoración sin suntuosidad. Sus doctrinas eran simples, y los liberaban de toda la especie de superstición.

Ellos adoraban al Dios Eterno, creador de todos los mundos que guardaban su trabajo y causaba la reproducción a germinar de la destrucción.

Pero esa doctrina no se perdió y se arrastro hacia Persia, y fue recibida por Zoroastro, cultivada por los Magos, y alterada como todas las cosas en este mundo; fue traída de regreso a su simplicidad primitiva por un segundo Zoroastro.

Seguidos por una multitud de sus compatriotas, Osiris vino de las montañas de Etiopía, y por una conquista gloriosa subyugo el Egipto barbárico a sus leyes, dándole el precioso regalo de la civilización. Estos benefactores de la raza humana pensaron que era imposible administrar la pura Luz a naciones poco cultivadas; ellos entonces disfrazaron la verdad bajo emblemas que la multitud tomo literalmente, y que tenía sus adoradores en los Templos de Sais, de Tebas, de Heliopolis, y en la magnificente Memphis.

De esto brotaron dos religiones, como en China, en Grecia, y en la antigua Roma, tal como entre todos los pueblos iluminados del mundo moderno; una religión de la multitud que solamente se aplica a los objetos exteriores visibles, y una religión de personas literatas, que solamente toman estos objetos como alegorías y símbolos donde bajos su velo se encuentran escondidas verdades morales o grandes efectos de la naturaleza.

Inmediatamente después de salir de esta escuela, Orfeo estableció los misterios de Samotracia, consagrado a los Cabires, y que fueron transportados al extranjero entre muchos pueblos. Tryptolemus y Eumolope dieron leyes a la Grecia, y esparcieron los beneficios a ser recibidos de la agricultura, y colocaron la fundación del Templo de Eleusis; Abaris transporto la Luz hasta el Norte.

Los Misterios de Memphis fueron instituidos en todas las partes, hacia sí mismo en las planicies heladas de Scythia. Cada ciudad en Egipto tenía su propio símbolo peculiar.

El elocuente Memphis adoptó la urraca el pájaro parlante como su símbolo. Tebas, que irguió sus pensamientos hacia los cielos, decoro su estandarte con el águila de los ojos de fuego. La ciudad de Canapa escogió el censer como si fuera prestar homenaje a la Divinidad. La Sphynx, era colocada en el umbral de los Templos, era el emblema de los sabios que observaban sobre Egipto. Los sabios, preparados en Heliopolis para la solemnidad de los Misterios de Memphis y Tebas, guardaban vigilancia sobre el fuego divino.

El sagrado fuego de los Misterios hoy Masónicos ahí ardió durante miles de años sin ningún intento culpable de reducirlo o de extinguirlo, y los archivos del Templo Místico permanecieron entre las crianzas de Memphis, de Orfeo, Homero, Pitágoras, Thales, Virgilio, Hipócrates, Sócrates, Platón y un vasto número de otros filósofos de Grecia, esa hija intelectual de Egipto.

Durante el tiempo que en los márgenes del Nilo los augustos depositarios de estas tradiciones las velaron de los ojos de sus contemporáneos y solamente las revelaron a un número pequeño de aquellos en quien ellos consideraban dignos de la iniciación, otros adeptos, en el interior de África, juntaron colonias de bárbaros, y pulieron sus maneras, propagaron ciencia; de facto, fundaron nuestros Sagrados Misterios en las arenas ardientes de Nubia y de Etiopía. Zoroastro fundo la escuela de los Magos en la Persia y Media. Esta sublime institución se extendió de las planicies de Memphis hasta el Palacio del Sabio David.

Este Ilustre iniciado al morir comando a su hijo Salomón que irguiera un magnificente Templo como testimonio de su gratitud al Sublime Arquitecto de los Mundos.

En Memphis era donde el Hierofante preservaba en el Santuario de los Patriarcas la Chef d'oeuvre de Enoch, ese precioso Delta que Menes transporto de Etiopía a los márgenes del Nilo.

Salomón empezó la construcción del Templo en el Tercer día del Quinto mes del Séptimo año, la dedicación fue celebrada con verdadera pompa real. Salomón coloco el Delta en el Santuario y durante 7 veces 9 días, un millar de gritos de júbilo celebraron la inauguración de este nuevo monumento, esta magnífica obra maestra de la arquitectura que el hombre jamás hubiera construido.

El pueblo era admitido para visitar el lugar Santo donde la majestad del Sublime Arquitecto lucia con toda su brillantez, y los arcos sonoros resonaban con miles de aclamaciones y con tres veces tres soplos hechos por miles de malletes. Salomón fue en paz para su tumba, habiendo gozado a través de un largo lapso de años de felicidad sin igual.

Desde el día en que Salomón inspirado construyo ese Templo A la Gloria del Sublime Arquitecto del Universo, del Nilo hasta Jordania, la ciencia de los Misterios estiró sus beneficiosos rayos; el pueblo unido se regocijaba en la dulzura de la más cordial Fraternidad; el fuego sagrado que lució en la Caldea, su antorcha pacifica ilumino todo Judea, de facto la Paz gobernó sobre todo el Oriente, cuando los infamios Cambyses, ya manchados con crimen llevaron la espada y el fuego a Egipto e hicieron de él un teatro de muerte y devastación.

En este terrible reverso de la civilización se detuvieron completamente los Misterios Sacerdotales, fueron adormecidos.

Los Sarracenos después de haber pasado las primeras brutalidades de la conquista, suavizaron sus maneras y se entregaron al estudio, y gobernaron los países subyugados con menos severidad.

Los Misterios si no protegidos por ellos eran al menos tolerados. Ellos permitieron a los Patriarcas esconder el depósito de nuestras doctrinas en las márgenes del Nilo y en las grutas de la Palestina.

Durante todo el periodo de la Edad Media que abarca muchos siglos los Misterios no dieron muchas señales exteriores de actividad, pero brotaron nuevamente con vitalidad después las Cruzadas, que ha influenciado en el desarrollo de la Luz y del Bienestar Social.

La introducción de nuestros Misterios en Europa es debido a los Cruzados, y a las Ordenes de Caballeros que entonces se formaron casi por todas las partes. Fue por estos valientes guerreros que retornaron de la Tierra Santa que los estandartes de la Fraternidad fueron traídos; y fue de los celebrados ríos que vieron en sus márgenes a Jesús el Cristo hijo de Dios, el Divino Osiris, el Armonioso Orfeo, el Profeta Mohamed, el Grande Sesostris, fue de este Sagrado punto, de la bóveda estrellada; fue de la corte del Templo de Salomón que estos valientes hombres vislumbraron por primera vez la esencia de nuestros Misterios hasta la puerta de bronce que daba hacia el Santuario pero era necesario parar a los pies de la doble columna que bordea el Pronaos; por la ayuda de una palabra, un signo después penetrando un poco mas recibía su recompensa.

La Orden Masónica de Memphis es por consecuencia la depositaria de los Misterios de la alta ciencia Masónica del verdadero Antiguo y Primitivo Rito que ha llegado hasta nosotros y con un ejercicio constante de sus derechos provenientes de sus Constituciones.

De ahí el facto del Rito de Memphis en ser considerado como el verdadero Árbol Masónico y todos los otros sistemas, sean ellos cual fuesen tiene conciencia de que son solamente pequeñas ramas de nuestra institución a que se debe rendir respeto por sus Misterios de la más vasta antigüedad.

Entre el conocimiento de la Ciencia Humana y el de la Doctrina Divina existen grados Simbólicos que tenían que ser pasados.

Todos los Misterios se concentraban en tres puntos principales: La Sagrada Doctrina, La Moral, y La Ciencia Exacta.

Del primero se pasaba al segundo sin intermediario; pero una vez llegado al segundo grado largas preparaciones eran necesarias, este era el objeto a ser considerado por otros tres grados; el primero concluía y completaba los Misterios menores, los otros dos abrían los Misterios mayores.

Era solamente en el primer grado Simbólico, el tercero de la Iniciación que las Fábulas eran expuestas y en los dos grados siguientes ellos se esforzaron por penetrar en el sentido de las fábulas y tornarse dignos de la grandiosa manifestación de la Luz.

La división general incluía las preparaciones, los viajes y los símbolos, y las investigaciones. Las preparaciones eran divididas en dos clases; la primera tenía un título simbólico, la palabra "Sabiduría", y para su objeto la Moralidad.

Los iniciados eran llamados Thalmedimites o Discípulos. El segundo tenía un título simbólico con la palabra " Fuerza", y para su objeto las Ciencias Humanas. El Iniciado era llamado Heberamites o compañeros.

Los viajes y símbolos eran divididos en tres clases: los primeros llamados los Obsequies, el iniciado llevaba el nombre de Mouzehemites; en el segundo, llamado Venganza, ellos tomaban el nombre de Bheremites; y en el tercero eran llamados Emancipación, lo de Nescherites.

La investigación era el gran complemento de la Iniciación, el coronar del edificio, la piedra llave del Arco.

Los Patriarcas de Memphis calificados en las ciencias ocultas que ellos enseñaban en este grado y que llamaban fuego regenerador. Esta ciencia que un Ilustre Filosofo llamo una partícula partida de una gran palmera - un rayo del poder Adamico, destinada a confinar la razón humana y tornarla humilde delante de Dios - un fenómeno perteneciente a la profecía - esta ciencia, principio de la vida de todos los seres orgánicos, era parte de las enseñanzas del séptimo grado.

El conocimiento de este fluido magnético es el trabajo más precioso de la Providencia; es la llave Misteriosa que abre a la inteligencia ciega por las ilusiones, el mundo de la Luz y Verdad y junta el finito con el infinito; es la cadena dorada tantas veces entonada por los poetas; la base de la filosofía oculta que Demócrates, Pitágoras, Platón y Appolonius vinieron a buscar de los Hierophantes de Egipto, invisible a los ojos de los sentidos la visión del alma es necesaria por su estudio.

La Iniciación consistía en el dogma del Monoteísmo que era declarado al gran Iniciado; es por decir, existe solamente un Dios.

El dogma del Castigo y recompensa en una otra vida era profesado en los Misterios menores.

El Panteísmo era la Religión de la Antigüedad, la palabra Panteísmo deriva del Griego que significa TODOS y la otra DIOS, es por decir Todo era Dios.


Rito Antiguo y Primitivo de Memphis

Fragmentos de Antiguos estatutos

El presente texto es un extracto de las Constituciones, Estatutos, y Reglamentos del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis.

"Donde el Antiguo y Primitivo Rito de Memphis en el Continente de América reconoce las Logias Azules como la fundación y base fundamental de nuestra amada institución cuya Devoción Masónica de todos sus miembros es debida, y de la cual no puede haber ninguna desviación; por tanto ningún Masón puede ser autorizado a juntarse al Antiguo y Primitivo Rito de la Francmasonería a menos que el sea miembro de una Logia regular, trabajando una gran Logia de Libres y Aceptados Masones".

"SEC. 7- Cualquier miembro del Antiguo y Primitivo Rito de Memphis que sea expulsado de una Logia de Maestros Masones de la cual el haga parte, será declarado Irradiado de todos los cuerpos de los cuales el pueda ser miembro, pertenecientes al Antiguo y Primitivo Rito de Memphis".

"SEC. 8- Cualquier miembro del Antiguo y Primitivo Rito de Memphis que sea suspendido de su Logia por conducta No Masónica, será de igual forma suspendido de todos los cuerpos de nuestro Rito hasta que sea regularmente reinstalado por acción de su Logia o de la Gran Logia habiendo jurisdicción en este caso".

El Rito de Memphis incentiva a sus miembros a confraternizar con los miembros de todos los otros Ritos. "Tolerancia" está escrita en la parte principal de nuestras Leyes Sagradas.

Sus miembros se pueden afiliar con otro Rito Masónico sin ser excluidos del propio.

La Caridad y Devoción Masónica son los deberes de los hermanos quien sea que fuere convicto de haber tenido proyectos o actos para menospreciar el Rito, o atacar el honor de un Hermano podrá, por sus propias acciones ser traído delante del Comité de Inquisidores y como penalidad máxima expulsado de la Orden ".

"Mis Hermanos, que todas las bendiciones de nuestro Rito sean vuestras ahora y para siempre. Recuerda esto: Nunca condenes sin escuchar. Examina, Reflexiona, y Tolera".

"Que en nuestra actividad profana guardemos cuidadosamente a nosotros contra el despreciar a cualquier hermano de la Orden, sean cual fueren sus faltas. No dejéis que ninguna palabra de maldad sean pronunciadas de tu boca a los miembros de nuestro Rito. Si por motivos de envidia a nuestro Suceso y Progreso ellos escojan en ser antagonistas para con nosotros, dejad que todos los actos agresivos sean de su parte; porque si los Masones entran en desacuerdo entre sí mismos, y hagan sus divisiones materia de notoriedad pública, que opinión de nosotros esperamos del mundo exterior, y como podemos acreditar nosotros en nuestra profesión de amor fraternal y hermandad?"

"Será permisible y aceptable para los oficiales de los cuerpos subordinados, que deben fidelidad al Soberano Santuario, recibir como visitantes en los cuerpos bajo su autoridad a los Francmasones regulares de los otros Ritos que serán recibidos en el grado que corresponde a los de su propio Rito (Instrucciones especiales y permisos, tendrán que ser primero obtenidas del Soberano Santuario)".

"Muy Ilustre Soberano Gran Conservador General: Vuestro cargo es la más alta dignidad Masónica en el mundo. Yo os presento con el Libro de las Leyes Sagradas, que es vuestra guía en la Masonería. El Mallete en vuestras manos es un vasto poder pues con él en vuestras manos vos tendréis que decidir cuestiones en el Soberano Santuario que afectan a nuestro Antiguo y Primitivo Rito, no solamente en este, pero en cada estado sobre este vasto Continente. Yo doy esta Carta Patente para vuestro cuidado; guardadla tan sagradamente como vuestra Vida y Honor, pues es la única Patente legítima emanada de un cuerpo Masónico autorizado a conferir los más altos Grados Masónicos jamás practicados. Por virtud de esta Carta Patente y vuestro alto cargo vos debéis ser reconocido como la fuente de autoridad gobernante del Antiguo y Primitivo Rito de Memphis en el Continente de Sur América".




Estructura de la Orden

Estructura de la Orden Soberano Santuario

El Rito Masónico de Memphis está compuesto de 3 Grados y la Orden Francmasónica de Memphis está compuesta de 92 grados de Ciencia divididos para instrucción en 3 Series.


Primera Serie

La Primera Serie incluye del primero al decimoctavo grado; los grados 1 al 3 son trabajados en las Logias Azules; los grados 4 al 18 son trabajados en los Capítulos Rosa Cruces. Enseñan la moralidad, dan la explicación de los símbolos, dispone los novicios a la pesquisa filosófica, y los hace comprender la primera parte de la Tradición.


Logia Simbólica, O Azul
Bajo una Gran Logia Regular

1 Grado- Aprendiz, Ritual

2 Grado- Compañero, Ritual

3 Grado- Maestro, Ritual


Logia de Perfección

4 Grado- Maestro Discreto, Ritual

5 Grado- Perfecto Maestro Arquitecto, Ritual

6 Grado- Secretario íntimo o Sublime Maestro, Ritual

7 Grado- Maestro Preboste y Juez, Ritual

8 Grado- Caballero Intendente de los Edificios, Ritual

9 Grado- Caballero Maestro Electo de los Nueve, Ritual

10 Grado- Ilustre Caballero Electo de los Quince, Ritual

11 Grado- Sublime Caballero Electo, Ritual

12 Grado- Caballero Gran Maestro Arquitecto, Ritual

13 Grado- Caballero del Arco Real, Ritual

14 Grado- Caballero Gran Electo de la Bóveda Sagrada, Gran Escocés de la Bóveda Sagrada de Jaime VI, Ritual


Soberano Capítulo de Príncipes Rosa Cruces

15 Grado- Caballero de la Espada o de Oriente, Ritual

- 2° Punto Caballero del Oriente de Strasbourg

16 Grado- Caballero Príncipe de Jerusalén, Ritual

17 Grado- Caballero de Oriente y Occidente, Ritual

18 Grado - Caballero Príncipe Rosa Cruz de Kilwinning o de Heredon, Ritual

- Caballero de la Águila y del Pelicano o Soberano Príncipe R+C, Ritual

- Caballero Rosa Cruz, Ritual

- Hermanos de la Rosa Cruz o de los Adeptos, Ritual


Segunda Serie

La segunda serie comprende del Grado 19 al grado 43 y estos son trabajados en el Senado de los Filósofos Herméticos.


Senado de Filósofos Herméticos

19 Grado- Caballero Gran Pontífice de Jerusalén o Sublime Escocés de la Jerusalén Celeste, Ritual

20 Grado- Venerable Gran Maestro de las Logias o Caballero Gran Maestro del Templo de Sabiduría, Ritual

21 Grado- Caballero o Patriarca Noaquita o de la Torre, Ritual

22 Grado- Caballero del Líbano o Real Hacha, Ritual

23 Grado- Caballero Jefe del Tabernáculo, Ritual

24 Grado- Caballero del Águila Roja o Príncipe del Tabernáculo, Ritual

25 Grado- Caballero de la Serpiente de Airain o de Cobre, Ritual

26 Grado- Caballero de la Ciudad Santa o Escocés Trinitario, Príncipe de Misericordia, Ritual

27 Grado- Caballero Soberano Gran Comendador del Templo, Ritual

28 Grado- Caballero de Joan o del Sol, Ritual

29 Grado- Caballero Gran Escocés de San Andrés, Ritual

-Maestro escocés de San Andrés del Cardo, Ritual

30 Grado- Caballero Gran Electo Kadosch, Ritual

-Punto Caballero Teutónico, Ritual

31 Grado- Gran Inspector Inquisidor Comendador, Ritual

32 Grado- Sublime Príncipe del Real Misterio, Ritual

33 Grado- Caballero Gran Inspector General, Ritual

34 Grado- Caballero de la Escandinava, Ritual

35 Grado- Gran Caballero del Templo o Gran Sublime Kador, Ritual

36 Grado- Caballero Philalethes, Instrucción

37 Grado- Caballero Hospitalario, Ritual

38 Grado- Sublime Electo de la Verdad o Sublime Electo del Águila Roja, Instrucción

39 Grado- Caballero Comendador de la Estrella, Ritual

40 Grado- Caballero de la Triple Cruz, Ritual

41 Grado- Caballero del Arco Iris, Ritual (manuscrito)

42 Grado- Caballero del Líbano, Ritual

43 Grado- Sublime Sabio Filosofo Hermético, Adepto o Aprendiz Filósofo Sublime y Desconocido, Ritual


Tercera Serie

La tercera serie comprende del Grado 44 al grado 90, y son trabajados en el Sublime Consejo, que hace conocida completamente la restante porción de la Tradición del Rito.


Sublime Consejo del Templo Místico

44 Grado- Caballero Masón Iluminado, Ritual

45 Grado- Caballero Masón Sublime, Ritual

46 Grado- Caballero Masón Perfecto, Ritual

47 Grado- Caballero de las Siete Estrellas o Caballero L’Iris, Ritual

48 Grado- Caballero Templario Kadosch de la Palestina, Ritual

49 Grado- Sublime Sabio de las Pirámides, Ritual

50 Grado- Sublime Príncipe, Instrucción

51 Grado- Caballero del Phoenix, Ritual

52 Grado- Minero Clave Masónica Grado 1, Ritual

53 Grado- Lavador Clave Masónica Grado 2, Ritual

54 Grado- Soplador Clave Masónica Grado 3, Ritual

55 Grado- Fundidor Clave Masónica Grado 4, Ritual

56 Grado- Escudero Novicio, Ritual

57 Grado- Caballero Bienhechor de la Ciudad Santa, Ritual

58 Grado- Profeso Caballero Bienhechor de la Ciudad Santa, Ritual

59 Grado- Gran Profeso Caballero Bienhechor de la Ciudad Santa, Ritual

60 Grado- Sublime Guardián de los Tres Fuegos, Instrucción

61 Grado- Sublime Juez Filosofo Desconocido, Ritual

62 Grado- Sublime Sabio de Eléusis o de Heliópolis, Ritual

63 Grado- Caballero de las tres Águilas de Oro o Coronadas, Ritual

64 Grado- Sabio Pontífice de Mitras, Ritual

65 Grado- Interprete de los Jeroglíficos, o Patriarca de Isis, Instrucción, Ritual

66 Grado- Gran Consagrador, Ritual

67 Grado- Gran Eulogista, Ritual

68 Grado- Caballero de la Cábala, Ritual

69 Grado- Sabio Caballero de la Rama Dorada de Eléusis, Instrucción

70 Grado- Comendador de los Astros, Ritual

71 Grado- Caballero del Temple, Ritual

72 Grado- Caballero de los Argonautas, Ritual

73 Grado- Aprendiz Elu Cohen, Ritual

74 Grado- Compañero Elu Cohen, Ritual

75 Grado- Maestro Elu Cohen, Ritual

76 Grado- Grand Arquitecto, Ritual

77 Grado- Grand Electo de Zorobabel o Caballero de Oriente, Ritual

78 Grado- Comendador de Oriente, Ritual

79 Grado- Sublime Filosofo, Ritual

80 Grado- Caballero Filosofo, Ritual

81 Grado- Caballero del Vellón Dorado, Ritual

82 Grado- Patriarca de Memphis, Sublime Caballero del Triángulo Luminoso, Instrucción

83 Grado- Caballero de la Estrella, Ritual

84 Grado- Caballero Profeso de la Estrella de Oriente, Ritual

85 Grado- Sublime Caballero de la Estrella, Ritual

86 Grado- Sublime Maestro del Anillo Luminoso, Ritual

87 Grado- Sublime Príncipe de la Masonería, Instrucción

88 Grado- Gran Electo de la Sagrada Cortina, Instrucción

89 Grado- Verdadero Masón Adepto, Ritual

90 Grado- Sublime Maestro de la Gran Obra, Ritual


Soberano Santuario

91 Grado- Gran Defensor de la Orden, Soberano Príncipe de Memphis, Jefe del Gobierno de la Orden, Ritual

92 Grado- Príncipe de Memphis, Gran Catequista de la Orden, Ritual

93 Grado- Príncipe de Memphis, Grande Regulador General de la Orden, Ritual

94 Grado- Príncipe de Memphis, Gran Administrador de la Orden, Ritual

95 Grado- Príncipe Patriarca, Gran Conservador General de la Orden, Soberano Príncipe de los Jefes del Santuario de Memphis, Gran y Poderoso Soberano Imperial de la Orden, Ritual



Equivalencias con Otros Ritos

Los Grados con idéntico Ritual y la misma equivalencia entre el Rito de Memphis y los Ritos de York o Emulación; Rito Antiguo y Aceptado y Rito Escocés Rectificado, son los siguientes:

El Grado 33 y Último del RAA es el Grado 33 del Rito de Memphis.

El Capitulo del Real Arco, Ultimo Grado del Rito de York, es el Grado 13 del Rito de Memphis.

El Grado 6 y Ultimo del Rito Escocés Rectificado es el Grado 75 del Rito de Memphis.



Máximas Generales

  1. Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos.
  2. Todas las cosas que no queráis que los hombres hagan con vosotros, así también no las hagáis vosotros con ellos.
  3. La Masonería tiene un solo fin, el hacer el bien; una sola bandera, es la de la humanidad; una sola corona, es para la Virtud.
  4. Tened esperanza y creed, comprender el infinito es marchar hacia la perfección.
  5. Dios es verdad, enseñad entonces la verdad.
  6. El tiempo disminuye los errores y pule la verdad.
  7. Amad lo bueno, apoyad a los débiles, huid de los malva-dos, pero no odiéis a nadie.
  8. Premiar ofensas con beneficios demuestra un alma magnánima.
  9. Si recibiereis ofensas, consuélate, la verdadera desgracia es hacerlas.
  10. Conferir beneficios es el deber del hombre, sembrarlos es de Dios.
  11. Siempre damos demasiado tarde, cuando esperamos a que se nos pida.
  12. El hombre debe ser fiel a los principios de la naturaleza y al ejercicio benévolo de éstos hacia los demás.
  13. El hombre más perfecto es el que sea más útil a sus hermanos.
  14. La verdadera liberalidad consiste, no tanto en el regalo, sino en la manera de darlo.
  15. Los grandes pensamientos vienen del corazón.
  16. Marchad con la antorcha de la razón en busca de la verdad.
  17. Cultivad la ciencia para hacer provechosa la razón; estableced el amor por la humanidad para salvarla de los estragos del extravío y la maldad.
  18. Asombrarnos por una buena acción es confesarnos incapaces de ella.
  19. No permitamos que ninguno de nuestros días se nos escurra sin haber aumentado el tesoro de nuestros conocimientos y de nuestras virtudes.
  20. La ociosidad estorba toda empresa, el trabajo lo hace todo fácil.
  21. La mediocridad con tranquilidad es mejor que el lujo con inquietud.
  22. El reposo es sueño solo para aquéllos que trabajan, ese placer no lo sienten aquéllos que abusan de él.
  23. Confiar en todos demuestra un corazón honesto, no confiar en nadie demuestra a un hombre prudente.
  24. El egoísmo es un vampiro que alimenta su existencia de la de otros.
  25. Abandonarnos a la ira es vengar sobre nosotros la falta de otro.
  26. La ira comienza en tontería y termina en arrepentimiento.
  27. No deberíamos avergonzarnos jamás de reconocer nuestras faltas, pues ello es sólo admitir que somos más sabios hoy que ayer.
  28. Antes de que uno se exponga al peligro es apropiado prever y temerlo, pero al estar puesto en peligro es más necesario despreciarlo.
  29. Escuchad la voz de la conciencia, evitad altercados, cuidaos contra insultos, tened siempre la razón de vuestra parte.
  30. Respetad al viajero y ayudadlo, su persona os es siempre sagrada.
  31. Si el orden reina entre la raza humana es una prueba de que la razón y la virtud están fuertes.
  32. Los consejos de la vejez, como el sol de invierno, iluminan sin calentar.
  33. Cultivad la razón como el medio de ser útiles a la humanidad.
  34. Aquéllos que tengan la mentalidad, tienen un gusto por grandes cosas y una pasión por lo pequeño.
  35. No aduléis a vuestro hermano, es traición; si vuestro hermano os adulare cuidaos de que no os corrompa.
  36. La adulación es un abismo creado por el vicio, para que la virtud caiga dentro de él.
  37. No despreciéis a nadie, pues a los vicios que comúnmente tenemos, aquellos que depreciemos, frecuentemente agregamos el peor de todos, el orgullo de nuestra creencia mejor.
  38. La codicia vive en medio de la sociedad como un gusano destructivo en el corazón de una flor, a la cual consume y provoca la muerte.
  39. El extravío y el sufrimiento son los dos senderos por los cuales el hombre debe pasar para llegar a la felicidad.
  40. La justicia es la única providencia de las naciones, es el diapasón de todas las virtudes.
  41. Un hombre desprovisto de conciencia a veces tendrá éxito, pero llega un día en que sus faltas se conviertan en su ruina.
  42. Regocijaos en la justicia, pero contendáis acaloradamente contra la iniquidad; sufrid sin queja.
  43. Hablad sobriamente con los grandes, prudentemente con vuestros iguales, sinceramente con vuestros amigos, dulcemente con los pequeños, tiernamente a los pobres.
  44. Ofendidos, perdonemos; si somos ofensores, pidamos perdón.
  45. Recompensad ofensas con justicia y la amabilidad con amor.
  46. Hay una palabra que puede servir como regla durante toda la vida, es “Reciprocidad”.
  47. La fidelidad y la sinceridad son las virtudes más altas.
  48. Cuando transgredís, no temáis volver.
  49. Aprended el pasado y conoceréis el futuro.
  50. Gobernar con equidad se asemeja a la estrella polar, que está fija mientras todas las demás le giran alrededor.
  51. Un buen hombre mira la raíz; si ésa está bien todo lo demás fluye de ella. La raíz es piedad filial; el fruto, amor fraternal.
  52. Amemos la justicia para nosotros mismos así como para otros.
  53. La vida de un hombre depende de sus virtudes; si un hombre malo vive es por buena suerte.
  54. El hombre bueno siempre está sereno y contento, el malo siempre con miedo.
  55. Las riquezas y el prez adquiridos por injusticia son como una nube fugaz.
  56. Con comida tosca y agua de beber, con el suelo para cama y el brazo doblado para almohada, se puede disfrutar la felicidad.
  57. El cielo penetra nuestros corazones como la luz en una cámara oscura; debemos conformarnos a eso como dos instrumentos afinados al mismo tono, debemos unirnos a él como dos tabletas que formen sólo una; debemos tomar sus dones en el momento en que sus manos abran para otorgar.
  58. Las pasiones irregulares cierran la puerta de nuestras almas contra Dios.
  59. No seáis prontos a juzgar a vuestros Hermanos, sea cual fuere su falta.
  60. Sed justos hacia vuestros amigos como hacia vuestros enemigos, hacia todos los hombres, hacia todo lo que respire.
  61. Meditad sobre el hecho de que en el camino desigual de la vida a menudo se halla la firmeza más varonil al exponerse a las pruebas más rudas, y superarlas es aquello en que consiste la virtud.
  62. La utilidad de la virtud es tan manifiesta que los malvados la practican a veces por interés pecuniario.
  63. La Masonería es orden y verdad en todas las cosas; es el aborrecimiento de todo vicio, su adoración es al S∴ A∴ D∴ U∴ sus misterios, la luz de la razón; sus preceptos, la caridad.
  64. Perdonad a vuestro enemigo; vengaos sólo con beneficios. Esta generosidad os procurará el placer más puro, y os convertiréis en la viva imagen de la Divinidad; acordaos de que es el más bello triunfo el de la razón sobre el instinto; olvidar ofensas pero jamás beneficios.
  65. Sed obedientes a las leyes de vuestro país, pues la ley lo requiere; mas asegurad y conservad vuestros derechos con-tra las pretensiones que os pudieren privar de ellos.
  66. No culpéis, y condenéis aún menos, la religión de otros.
  67. El S∴ A∴ D∴ U∴ sólo exige de vosotros la cuenta de vuestras propias obras y no os hace responsables de los errores o la debilidad de otros hombres, vuestros iguales y, como vosotros, los objetos de predilección y amor divino.
  68. Un Masón debe de respetar toda adoración, tolerar toda opinión, fraternizar con todo hombre, socorrer a todo infortunado, y la regla de todos sus instintos debe de ser los buenos pensamientos y el hablar y hacer el bien.
  69. Laborad para hacer mejores a los hombres, disipar la oscuridad de la ignorancia, generar todas las virtudes que contribuyan a la instrucción de, o el amor por, la humanidad.
  70. Aprended a amaros y a socorreros unos a otros y a lograr vuestro sublime destino; os convertiréis en los amados del cielo y las bendiciones de vuestros hermanos reposarán sobre vosotros, y caminaréis sobre la tierra como los benefactores de la humanidad. Dios, que os ha creado seres libres e inteligentes capaces de la virtud, os ha hecho los árbitros de vuestro propio.
  71. Aborreced la superstición; adorad a destino.
  72. Escuchad la voz de la razón que os exclama: todos los hombres son iguales, todos son miembros de la misma familia, sed tolerantes, justos, buenos y seréis felices.
  73. Diríjanse todas vuestras acciones a la rectitud; juzgadlas de antemano; si cualquiera de vuestras acciones premeditadas fueren de carácter dudoso, absteneos.
  74. Practicad la virtud, es el encanto de la existencia, consiste en beneficios mutuos.
  75. Sabed que vuestra felicidad es inseparable de la de vuestros prójimos; haced a ellos como quisierais que ellos os hicieran; que vuestra devoción a la humanidad implique, de ser necesario, aun el sacrificio de vuestra vida.
  76. La ley moral es universal; que se grabe su texto sagrado sobre los corazones de los hombres; quienquiera que la transgrediere sin falta será castigado.
  77. El hombre justo, fuerte en su conciencia aprobadora, está más allá del alcance de la desgracia y la persecución; su confianza está en la justicia del Ser Supremo.
  78. Los malvados sufren un castigo sin cesar, no hay aguas leteas que pueden extinguir los fuegos del remordimiento.
  79. No olvidéis que vuestra alma es inmaterial, y no puede, por ende, perecer como lo hace el cuerpo, que se disuelve en los elementos componentes; cuidaos de mancharla con vicios.
  80. Recordad incesantemente que vuestra felicidad es de vuestra propia creación; y que vuestro lugar está al frente de los seres creados.
  81. Procurad en las maravillas visibles del universo un conocimiento del S∴ A∴ D∴ U∴ y Sus perfecciones; sed siempre dóciles a la voz de la naturaleza, que es la de la razón y la conciencia.
  82. Practicad la virtud y huid del vicio; actuad de manera que siempre estéis satisfechos con vosotros mismos.
  83. Amad a vuestros semejantes; sed útiles a ellos hasta donde esté a vuestro alcance; no busquéis vuestro propio interés, sino el bienestar de todos.
  84. La existencia de Dios es una verdad de sentimiento y de evidencia inmediata; es el primero y la base de todos los axiomas.
  85. La adoración más agradable del S∴ A∴ D∴ U∴ es la buena moral y la práctica de la virtud.
  86. Por un sentimiento de equidad natural, cuando intentemos juzgar a otros, examinémonos a nosotros mismos.
  87. Cuanto más necesitemos la indulgencia, tanto más hace falta extender sobre las faltas de nuestros semejantes el velo benévolo que despojaría la comprensión de la ingratitud y la malignidad.
  88. La calumnia indica pequeñez de espíritu o negrura de corazón; surge de los celos, la envidia, la avaricia, o alguna pasión de esa naturaleza; es una prueba de ignorancia o malicia. La calumnia involuntaria es una necedad; la calumnia con reflexión demuestra negrura de corazón; lo que diga el calumniador, lo desea; eso es tonto o malvado.
  89. Si sois perseguidos, no os venguéis; existe sólo dos tipos de enemigos, el ignorante y el malvado; procurad mejorar aquél e instruir éste; la persuasión tiene más éxito que la violencia.
  90. Nuestros verdaderos enemigos están dentro de nosotros. Saquemos de raíz de nuestro corazón la ambición, la avaricia, y los celos, y preestableceremos aquel orden y armonía que debería reinar en la sociedad; todos los hombres son hermanos.
  91. La unión, cuando es perfecta, satisface todos los anhelos y simplifica los deseos; prevé las promesas de la imaginación y sostiene todo bien; es la fortuna hecha constante.
  92. No olvidéis que debemos ayuda constante a los infortunados; visitadlos en vuestros momentos de ocio en sus moradas, donde la miseria trae gemidos y lágrimas; llevad ahí los recursos de vuestra inteligencia y las superfluidades de vuestra condición social; en la distribución de vuestros beneficios, recibiréis el homenaje más honorable que pueda tener el hombre; al dedicaros a la beneficencia, seguiréis la ley, toda la ley.
  93. La conciencia es el don más precioso que Dios ha dado al hombre; nos instruye en los vicios que debemos de evitar, y las virtudes que debemos de practicar; es un juez continuo y severo, de cuyos arrestos ningún mortal puede eximirse.
  94. Dios hizo de la conciencia un amigo para el cual la adulación es un extraño; añade a nuestra experiencia, y debemos de consultar con ella antes de cada acción.
  95. No entristezcáis el corazón de una persona pobre que ya esté agobiada de pesar y no aplacéis el alivio a aquéllos que sufran.
  96. Nada es tan doloroso como pedir un servicio, y nada tan agradable como anticipar uno.
  97. La amistad generalmente es sólo un vil comercio, en el cual cada persona espera recibir intereses usurarios sobre sus avances.
  98. La humanidad se parece a un niño que viene al mundo de noche; al pasar por la oscuridad llega a la luz.
  99. No podemos respetar demasiado la inocencia de un niño; si meditareis alguna acción por la cual deberíais ruborizaros, entonces pensad en vuestro niño en su cuna.
  100. Es apropiado amar a un amigo por el placer de la amistad y no por el provecho a obtenerse por ello.
  101. Si nuestro único deseo es ser feliz, eso pronto se logra; pero si deseamos ser más felices que los demás, eso es muy difícil, pues vemos a los demás más felices de lo que realmente son.
  102. Si os ruborizareis por vuestro estado, es orgullo; reflexionad que no es ni vuestro estado ni vuestra posición que os honra o humilla, sino la manera en que lo llenáis.
  103. Hacen falta grandes recursos de espíritu y corazón para amar la sinceridad cuando hiere, y practicarla cuando ofende; pocas personas tienen suficiente firmeza para decir la verdad cuando puedan sufrir por ella.
  104. Toda persona ha considerado la verdad siempre más sublime, es la virtud más sencilla y natural, y sin embargo la más difícil.
  105. No exijáis más condición para admisión entre nosotros que la probidad y el conocimiento; recibid e instruid a todo hombre honesto, sea cual fuere su creencia, país, o leyes, nuestros dogmas son, simplemente, Dios y la virtud.
  106. Purificad vuestro corazón, difundid en el mundo la palabra de la vida; instruid a los ignorantes; aliviad a los que sufran; enseñad a los hermanos profanos a odiar el vicio, el orgullo, y todas las pasiones perversas, y a amar ardientemente la virtud.
  107. Dejad que vuestra voz resuene en defensa de los inocentes y los infortunados, en contra de la opresión, para que lleve consuelo y paz a los corazones de vuestros semejantes y terror a las almas de los malvados.
  108. Los afectos depravados son los comienzos del dolor.
  109. Una disposición perversa es la enfermedad del alma, pero la injusticia y la impiedad son su muerte.
  110. Es imposible que pueda ser libre el que sea esclavo de sus pasiones.
  111. Es mejor vivir acostado en la grama, confiando en la divinidad y en vosotros mismos, que acostaros sobre una cama dorada entre la perturbación.
  112. Los teoremas de la filosofía son para gozar lo más que se pueda, como si fueran ambrosía y néctar; pues el placer que de ellos surge es genuino, incorruptible y divino.
  113. La amistad de un solo hombre sabio es mejor que la de todos los tontos.
  114. Los hombres fraudulentos, y tales son sólo aparentemente buenos, hacen todo en palabras y nada en hechos.
  115. Es la misma cosa el alimentar una serpiente que beneficiar a un hombre depravado, pues la gratitud no se encuentra en ninguno.
  116. El que ame los bienes del alma amará las cosas aún más divinas; pero el que ame los bienes de su habitación pasajera amará las cosas humanas.
  117. Considerad tanto la alabanza como el reproche de personas tontas como ridículo, y la vida entera de un hombre ignorante como una ignominia.
  118. Es aun más despreciable estar subordinado a pasiones que a tiranos.
  119. Sed vigilantes con respecto a vuestra parte intelectual, pues el sueño en esto tiene una afinidad con la muerte.
  120. Estimad más eminentemente como vuestros amigos a aquéllos que ayuden a vuestra alma en vez de vuestro cuerpo.
  121. Haced juicio de un hombre mejor por sus hechos que por sus discursos, pues muchos viven mal y hablan bien.
  122. Haced aquello que consideréis digno y honesto, aunque no ganéis ninguna gloria de ello, pues la multitud no sabe juzgar las acciones dignas.
  123. Es un hombre sabio y amado por la divinidad el que labora por el bien del alma, tanto como otros laboran por el bienestar del cuerpo.
  124. La fortaleza del alma es la temperancia, pues es la luz de uno desprovisto de pasiones; pero es mucho mejor morir que ensombrecer el alma a través de la intemperancia del cuerpo.
  125. Es imposible que la misma persona pueda ser amante del placer, amante del cuerpo, amante de riquezas y amante de la divinidad.
  126. Las nubes frecuentemente ocultan el sol, pero las pasiones frecuentemente obstruyen los poderes del razonamiento.
  127. La felicidad de un hombre no consiste ni en el cuerpo ni en las riquezas, sino en la conducta honrada y la justicia.
  128. Prendas que se han hecho limpias vuelven a ensuciarse por el uso; pero el alma una vez purificada de la ignorancia se mantiene espléndida para siempre.
  129. Cuando la virtud es el objeto de la emulación, el vicio por necesidad debe perecer.
  130. Escoged mejor dejar a vuestros hijos bien instruidos que ricos, pues las esperanzas de los cultos son mejores que las riquezas de los ignorantes.
  131. En cada banquete recordad que hay dos huéspedes a ser agasajados, el cuerpo y el alma; y que lo que le deis al cuerpo pronto pierdes, pero lo que le deis al alma se queda para siempre.
  132. No es inútil procurar la riqueza, pero procurarla por injusticia es la más perniciosa de las cosas.
  133. La Divinidad no tiene en la tierra sitio más aliado a Su naturaleza que un alma pura y santa.
  134. La injusticia más completa es parecer justo sin serlo.
  135. Es de la incumbencia de un hombre sabio soportar la pobreza con ecuanimidad.
  136. Son muy queridos por la Divinidad sólo aquéllos que son hostiles a la injusticia.
  137. El temor a la muerte surge por medio de la ignorancia del alma.
  138. Es igualmente peligroso darle una espada a un loco que poder a un depravado.
  139. Es lo mismo anclar un bote por un ancla débil que poner la esperanza sobre una persona depravada.
  140. No es prudente despreciar aquellas cosas de las cuales tendremos necesidad después de la disolución del cuerpo.
  141. Como los misterios menores serán entregados antes que los mayores, así también debe preceder la disciplina a la filosofía.
  142. El hombre sabio cuyo aprecio entre los hombres era muy limitado mientras estaba vivo tendrá renombre después de muerto.
  143. Es lo mismo beber un veneno mortal de una copa dorada que seguir el consejo de un amigo poco juicioso.
  144. No olvidéis que los errores y la ignorancia son crímenes cuando son el resultado de la indiferencia a la verdad; temblad si una indolencia perezosa ha deshonrado vuestra vida, o si el vicio ha mancillado vuestro corazón y arruinado vuestros días.
  145. No olvidéis que todo lo que piensa tiene inteligencia, todo lo que siente tiene sentimiento, todo lo que ama tiene derecho de ser amado, todo lo que sufre tiene el derecho a la compasión; no falta ningún peldaño en la escalera mística de la creación, se eleva por un ascenso gradual desde la bestia hasta el hombre.
  146. No juzguéis a la ligera las acciones de los hombres; alabad poco y culpad aún menos; es cosa del S∴ A∴ D∴ U∴ sondear el corazón y valorar la labor que Él ha hecho.
  147. Si la vana curiosidad os trae entre nosotros, ¡marchaos!
  148. Si las distinciones mundanas se adhieren a vosotros, iros; ellas no se encuentran aquí.
  149. El que en vista de ganar piense en la justicia, que en el peligro olvide la vida, que recuerde un viejo acuerdo, tal se puede considerar un hombre.
  150. Si tenéis miedo de ser ilustrados sobre vuestras faltas, no vengáis entre nosotros.
  151. Meditad sobre el hecho de que es necesario dejar de ser hombre para entrar en el camino que conduce al Santuario de la Masonería; es la sombra de la Divinidad; para acercarse ahí es necesario elevaros a Dios.
  152. Si el arrepentimiento sincero no da la inocencia, trae el perdón a las faltas más graves.
  153. Mantened vuestra alma en tal estado de pureza que esté digna en cualquier momento de aparecer ante el S∴ A∴ D∴ U∴
  154. Hombre frágil, durante la vida sois el esclavo de la necesidad, y el juguete de eventos; pero consolaos, pues la muerte os espera, y en su seno hay reposo.
  155. El hombre nace para sufrir, es la ley de su ser; sus alegrías son un préstamo a pagarse con usura; bajo esta ley de felicidad todos nacen. Duerma sobre púrpura o sobre tela de saco, su destino es conocer la desgracia. Su saludo a la vida es un grito de dolor.
  156. No hay vacío en la naturaleza, en todas partes está poblada; no hay verdadera muerte en la naturaleza, todo está vivo.
  157. La muerte no existe para el sabio; es sólo un fantasma que la ignorancia y la debilidad de la multitud han hecho horrible; lo que llamamos la muerte es sólo un cambio de estado.
  158. No hay un mundo invisible, sino sólo diferentes grados de perfección en los órganos del cuerpo. El cuerpo es la gran representación, y el sobre temporal del alma, que puede recibir por sí misma, sin la intervención de los órganos del cuerpo, por medio de su sensibilidad y lucidez, las cosas espirituales y corpóreas que existan en el universo.
  159. Si el S∴ A∴ D∴ U∴ os ha dado un hijo, agradecedle, mas temblad por el depósito que ha confiado a vuestro cuidado. Que a tal niño le sea dada la viva imagen de la divinidad. Que, hasta los diez años de edad, os tema; hasta los veinte, os ame; para que, aun hasta la muerte, os respete. Hasta los diez años de edad, sed su amo; hasta los veinte años de edad, su padre; hasta la muerte, su amigo. Luchad por enseñarle buenos principios en lugar de finos modales, para que os deba una comprensión ilustrada y honrada, no una elegancia frívola, y se haga un hombre honesto en vez de uno capaz.
Soberano Santuario
Servicio de e-mail del Alto Consejo Masónico de Venezuela
Cronograma
Ver calendario


Copyright 2017© Alto Consejo Masónico de Venezuela