¿Olvidó su contraseña?

Regularidad y Legalidad Masónica

La Masonería es una Orden iniciática y esotérica que territorialmente se organiza en Grandes Logias o en Grandes Orientes de ámbito nacional; En los países de estructura federal pueden tener ámbito estatal. Tanto las Grandes Logias como los Grandes Orientes son también conocidos como Obediencias. Desde el nacimiento de la Masonería moderna o especulativa, con la constitución en 1717 de la Gran Logia de Londres –desde la secular Masonería operativa o antigua–, se estableció la costumbre del mutuo reconocimiento entre sí de aquellas Grandes Logias o Grandes Orientes que por cumplir con ciertas normas se reconocen mutuamente Regulares, es decir, que siguen estrictamente la tradición así como las primitivas normas de la Orden.

EXTRACTO DE LA CONSTITUCIÓN DE ANDERSON

En nuestros días para que una Obediencia sea reconocida Regular por las demás debe acreditar que cumple con los siguientes principios básicos:

  1. Regularidad de origen. Toda Gran Logia deberá ser regularmente establecida por una Gran Logia reconocida o por tres o más Logias regularmente constituidas.
  2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y de su voluntad revelada, debe constituir una obligación esencial para todos sus miembros.
  3. Todos los iniciados deberán jurar su Obligación sobre el Volumen de la Ley Sagrada, debidamente abierto, donde esté la revelación de lo anteriormente citado, de conformidad con la conciencia particular de la persona que sea iniciada.
  4. Que solo pueden ser miembros de la Gran Logia, así como de las Logias en particular, exclusivamente varones y que la Gran Logia no tenga relaciones masónicas de ninguna clase, con cualquier tipo de Logias o cuerpos que admitan, como miembros, a personas de sexo femenino.
  5. Que la Gran Logia debe tener jurisdicción soberana sobre las Logias bajo su obediencia; que por lo tanto debe de ser responsable, independiente y con gobierno propio, con la sola e indiscutible autoridad sobre los tres grados de Aprendiz, Compañero y Maestro Masón en toda su jurisdicción y no debe, en ningún caso, estar sujeta a compartir dicha autoridad con un Supremo Consejo o con cualquier otro poder que reclame algún control o supervisión sobre estos grados.
  6. Que las Tres Grandes Luces de la Masonería (el Volumen de la Ley Sagrada la Escuadra y el Compás) deben estar siempre presentes cuando la Gran Logia o sus Logias subordinadas estén trabajando, siendo el principal de ellas el Volumen de la Ley Sagrada.
  7. Que las discusiones sobre religión o política en las Logias deben de estar estrictamente prohibidas.
  8. Que los Antiguos Principios, Usos y Costumbres, así como los Landmark de la Orden deben ser estrictamente observados.

Las Grandes Logias Regulares del mundo han aceptado una Regla de Doce Puntos cuyo cumplimiento es exigido por todas ellas para obtener el reconocimiento como Obediencia regular:

  1. La Francmasonería es una Fraternidad iniciática, que tiene como fundamento tradicional la creencia en El Gran Arquitecto del Universo.
  2. La Francmasonería se basa en los “Antiguos Deberes” y en los “Landmarks” de la Fraternidad; especialmente en cuanto al absoluto respeto a las tradiciones específicas de la Orden, esenciales para la regularidad de la Obediencia.
  3. La Francmasonería es una Orden a la cual no pueden pertenecer más que los hombres libres y respetables, que se comprometan a poner en práctica un ideal de Paz, Amor y Fraternidad.
  4. La Francmasonería tiene como objetivo el perfeccionamiento moral de sus miembros, así como el de la humanidad entera.
  5. La Francmasonería impone a todos sus miembros la práctica exacta y escrupulosa de los rituales y simbolismos, como modo de acceso al Conocimiento por las vías espirituales e iniciáticas que le son propias.
  6. La Francmasonería impone a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias de cada uno. Prohíbe en su seno toda discusión o controversia política o religiosa. Así se constituye en centro permanente de Unión Fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres, los cuales, sin ella, hubieran permanecido extraños los unos de los otros.
  7. Los Francmasones toman sus obligaciones sobre un Volumen de la Ley Sagrada, con el fin de dar al juramento o promesa prestados sobre el mismo el carácter solemne y sagrado indispensable para su perennidad.
  8. Los Francmasones se reúnen, fuera del mundo profano, en Logias donde deben estar siempre presentes las Tres Grandes Luces de la Orden: un libro de la ley Sagrada, una Escuadra y un compás, para trabajar según el rito, con celo y asiduidad, conforme a los principios y reglas prescritas por la Constitución, Estatutos y Reglamentos Generales de la Obediencia.
  9. Los Francmasones no deben admitir en sus Logias más que hombres, de reputación perfecta, personas de honor, leales y discretos, dignos bajo todo punto de vista de ser hermanos y aptos para reconocer los límites del dominio del hombre y el infinito poder del Eterno.
  10. Los Francmasones cultivan en sus Logias el amor a la patria, el sometimiento a las Leyes y el respeto a las Autoridades constituidas, y consideran el trabajo como el deber primordial del ser humano y honrarlo en todas sus formas.
  11. Los Francmasones se deben mutuamente ayuda y protección fraternales, aun en caso de peligro de su propia vida. Practican el arte de conservar, en toda circunstancia, la calma y el equilibrio indispensables para una perfecta maestría de sí mismos.

Igualmente las Grandes Potencias Masónicas del Universo coinciden al definir sus Principios en que la Francmasonería tiene por objeto el desarrollo de la solidaridad humana, el mejoramiento espiritual, intelectual y moral de sus miembros y la formación de una conciencia universal de fraternidad entre los hombres. Persigue el conocimiento de la Verdad; sostiene la Justicia como única norma que regula la conducta de los hombres y proclama la Libertad y la Igualdad, como derechos substanciales del ser humano; coinciden igualmente en que la condición de Masón no se pierda jamás, basándose para ello en que la Iniciación es un proceso interior del individuo, el cual, asistido por sus Hermanos y con la Gracia del Gran Arquitecto del Universo, "ha visto la Verdadera Luz".

Por consiguiente, son MASONES REGULARES los que han visto la Luz Iniciática dentro de las condiciones señaladas por los Antiguos Linderos, vale decir:

  1. En una Logia presidida por un Venerable Maestro y dos Vigilantes.
  2. En una Logia que trabaje a cubierto en un Templo debidamente consagrado.
  3. Que cree en la existencia de un Ser Supremo, fuerza reguladora como el Gran Arquitecto del Universo.
  4. Que en su Iniciación, al obligarse en la Francmasonería, ha prestado sus promesas en el Ara o Altar de los Juramentos ante las tres Grandes Luces de la Francmasonería; a saber: el Volumen de la Ley, la Escuadra y el Compás.
  5. Que un cuórum de siete o más Hermanos lo han asistido y acompañado en su solemne Iniciación.

Los masones regulares son Activos, cuando concurren a su Logia en forma asidua y se mantienen a plomo con el Tesorero.

Por consiguiente, han de considerarse "Irregulares" solamente a aquellos que hubieren obtenido los secretos de la Iniciación prescindiendo de cualquiera de las condiciones enumeradas en los inicios antes mencionados o que por sus actos reñidos con la ley, la moral y la fraternidad han sido "irradiados" de la Orden por sentencia ejecutoria de los Tribunales de Justicia Masónica competentes, habiendo previamente ejercido sus derechos básicos de legítima defensa.

La Regularidad de las Logias es dada por la Carta de Patente expedida por una Gran Logia y la Regularidad de las Grandes Logias por el reconocimiento que le brinden otras Grandes Potencias Masónicas.

Para formar una Logia Regular, siete o mas Maestros Masones habrán de solicitar a una Gran Logia la expedición de su Carta de Patente, sometiéndose" tácitamente a la Constitución, Estatutos, Acuerdos, Decretos y Resoluciones de la Gran Logia a la cual solicitan federarse.

Por consiguiente, en salvaguarda de las genuinas fuentes del Derecho Masónico las Logias y Grandes Logias así constituidas merecen el reconocimiento, el respeto y el apoyo de todos los Masones, Logias y Grandes Logias del Universo.

El contraste que tiende a desaparecer por anacrónico, ilegal, anti fraternal y retrogrado es el de las Grandes Logias que se tildan de poseedoras del "monopolio de la fraternidad" arguyendo como tesis el concepto que nos dará tema para nuestra próxima Carta Fraternal, en la cual demostraremos la total invalidez de tal concepto, pues las Grandes Logias ejercen "Jurisdicción Funcional" sobre las Logias de su obediencia, siendo la "Jurisdicción Territorial" atributo irrenunciable y no compartible del Estado que nos cobija.

Debemos de concretar la expresión de nuestras convicciones sobre el concepto de "Regularidad" diciendo que la mala interpretación de este término ha producido las separaciones y abismos que hoy lastiman e invalidan el ideal de la Confraternidad Universal tanto a nivel masónico nacional como en muchas otras latitudes, siendo lo común hoy en día la existencia en muchos países de dos o más Grandes Logias, que con muy raras y honrosas excepciones, viven tildándose las unas a las otras de "irregulares", "invasores de territorio", "bastardas", "espurias", etc.

Para vencer esta estela de anti fraternidad que lastima las mismas bases y postulados de la Orden, estos estigmas que tienen diversos orígenes, ya sea por sistemáticas discriminaciones, por razones de carácter étnico, filosófico, de infiltración política, profana, ambiciones personales, de quebranto de sus propias leyes, de lenguaje, de ritos, etc. habrá que dar un primer paso hacia el entendimiento que nos lleve a corto o largo plazo hacia la unidad de pensamiento y con ello a la unidad de acción y por ende se habrá logrado el ideal Unificador; mientras tanto a mi entender ese primer paso propio de los Hombres Libres, de los amplios de criterio, de los puros de corazón, ha de ser el mutuo reconocimiento de los derechos que asisten a las partes discordes y dentro de ese ambiente de respeto nacerá el dialogo y el dialogo franco y sincero, a no dudarlo, nos llevara a la meta que se supone todos anhelamos.

En conclusión, para cualquier masón que entienda y viva el Arte Real, lo único que caracteriza y confiere la calidad de masón a un profano es su iniciación a la Masonería con arreglo a las tradiciones, leyes, usos, costumbres y ritos de la Masonería, y su posterior acatamiento y cumplimiento del conjunto de esas normas. En su consecuencia, lo que convierte a una asociación, federación o confederación de logias en una Obediencia Masónica Regular, sea Gran Logia o Gran Oriente, es el respeto y fidelidad a esas mismas tradiciones, leyes usos y costumbres, tanto en el proceso de su constitución como en su posterior hacer cotidiano, sin que influya para nada en su condición el reconocimiento o la falta de reconocimiento que reciba de otras Obediencias.

QQ:.HH:. el hecho de mantener fraternales y armónicas relaciones con nuestros similares de todo el mundo, y de ser miembro constituyente de alguna Confederación Masónica, no implica en modo alguno sometiendo ni obediencia que comprometa su absoluta autonomía, Independencia y Soberanía Institucional.

Sin embargo, cabe acotar que las autoridades de la Gran Logia, son elegidas y constituidas de acuerdo a los principios generales y a las normas que rigen la institución y solo rinden cuentas de su quehacer, al pueblo masónico jurisdiccionado que reúne en Asambleas y a quien se debe como único soberano de la Orden.

LOS DOCE PUNTOS ORIGINALES Y PERFECTOS EN MASONERIA

"Los doce puntos originales y perfectos constituyen la base del sistema entero de la Masonería, y sin los cuales, nadie nunca fue, o puede alguna vez ser, legalmente recibido dentro de la Orden. Cada persona que sea hecha Masón debe atravesar todas estas doce formas y ceremonias, no sólo en el primer grado, sino en todos los subsiguientes”.

En nuestra opinión, es sólo a través de la verificación de cada uno de estos doce puntos que podemos calificar o descalificar a un pretendido rito Mas:.. Los doce puntos originales y perfectos, en uso en las antiguas Lecturas, son: 1º Apertura o Principio; 2º Preparación o Disposición; 3º Reporte, Informe o Comunicación; 4º Ingreso; 5º Plegaria u Oración; 6º Deambulación o Viajes; 7º Adelanto o Avance; 8º Obligación; 9º Recomendación o Cargo; 10º Investidura o Instalación; 11º Posición, Colocación o Ubicación; y 12º Clausura.

Analicemos brevemente la ceremonia de Iniciación en el primer grado del Rito que practicamos y conocemos:

  1. Apertura: Para la ceremonia de Iniciación, es necesario que se hallen abiertos los Ttrab∴. La L∴ se abre sobre la escuadra, el compás y el V∴L∴S∴, por tanto podemos verificar que se está cumpliendo con este punto.
  2. Preparación: El candidato se presenta a la Logia tras haber permanecido un tiempo dentro del Cuarto de Reflexiones, según el Rito teniendo los oo∴vv∴, el b∴d∴, p∴i∴ y r∴i∴ dd∴, el p∴d∴ en ch∴, y una s∴ con n∴corr∴ al:. del c∴. Esto se conoce como estar debidamente preparado. Verificamos cumplir con este punto.
  3. Reporte: Ante la presencia de un extraño a la puerta del Templ:., el V:.M:. demanda una explicación de tal. Previamente ha sido presentado un informe favorable del candidato, y el aval de dos MM∴MM∴ conocidos; además, el candidato se identifica debidamente antes de su ingreso, dándose a conocer a todos los presentes. Se cumple también con este punto.
  4. Ingreso: Habiéndose abierto la L∴, estando debidamente preparado y habiéndose informado a los HH∴ acerca de él, el candidato hace su ingreso al recinto. Además se verifica que el candidato está ingresando de propia voluntad, sin ser impulsado por motivos subalternos, requiriéndole lo declare y prometa. Una vez más se cumple con otro punto.
  5. Plegaria u Oración: Antes de continuar con la ceremonia, se invoca la bendición del G∴A∴D∴U∴ (como sobre todas nuestras empresas). Otro punto cumplido.
  6. Deambulación: Esto es básico. A pesar de los diferentes Ritos y los distintos grados, debe cumplirse con realizar un número determinado de viajes alrededor del Templ∴. Claramente se cumple con este punto.
  7. Avance: Cuando los viajes han terminado, al candidato se le debe hacer avanzar al A:. o hacia el V∴M∴, a fin de prestar su juramento solemne y ser instruido en el grado. Un punto más debidamente cumplido.
  8. Obligación: Otro punto básico. El V∴M∴ toma un juramento bajo la pena por todos conocida, en presencia del G∴A∴D∴U∴ y de los HH∴ del tall∴. Este punto también se verifica acertadamente.
  9. Cargo: Tras haber sido obligado, recibe los signos del grado, y evaluado sobre los mismos para su conocimiento. Más adelante, el H∴O∴ le dirige un discurso acerca de la excelencia de la Orden. Punto verificado.
  10. Investidura: Claramente, este punto corresponde a la investidura del mandil blanco de A∴M∴. Punto evidentemente cumplido.
  11. Colocación: Este punto, a nuestro modesto entender, corresponde al momento cuando el recién iniciado, tras haber sido reconocido, admitido y proclamado como A∴M∴, es llevado a su lugar dentro de la L∴, a su Col∴. Una vez más, el ritual cumple con otro punto original y perfecto.
  12. Clausura: Tras haber concluido la ceremonia, habiéndose manifestado los HH∴ y no teniendo más puntos pendientes, el V∴M∴ clausura la L∴ de Aprendices. Punto verificado.

Como podemos comprobar, el Ritual de Iniciación de un Aprendiz según el Rito que practiquemos verifica todos y cada uno de los puntos originales y perfectos de la Masonería; si examinamos los Rituales de Aumento y Exaltación también los verificaremos. En consecuencia, los diferentes Ritos son validos, independientemente de si conocemos su origen o no; la verificación de estos doce puntos originales y perfectos no deja lugar a dudas.

Servicio de e-mail del Alto Consejo Masónico de Venezuela
Cronograma
Ver calendario


Copyright 2017© Alto Consejo Masónico de Venezuela