¿Olvidó su contraseña?

Noticias

13/08/2011

Cuatro décadas después de que llegara a la gran pantalla la primera versión
de "El planeta de los simios", la historia vuelve a estar de moda con el estreno
de "El origen del planeta de los simios". Pero, ¿qué lecciones podemos aprender
sobre el ser humano de estas películas de primates?

 

Los romances del séptimo arte con los monos han sido múltiples. En los años
30, King Kong luchó por amor contra los aviones que querían derribarlo subido a
la punta del Empire State de Nueva York, mientras que Tarzán se hacía
inseparable de Chita en la jungla.

 

Poco después, un chimpancé organizaba un cómico caos junto a Cary Grant en
"Me siento rejuvenecer" y Clint Eastwood compartía escena con el orangután Clyde
en "Duro de pelar".

 

También había hombres mono al comienzo de "2001: Odisea en el espacio". Pero
una de las secuencias más memorables en el cine de monos es la del primer gorila
a caballo, vestido con uniforme militar y con una pistola en la mano, en el
clásico "El planeta de los simios" de 1986.

 

Nuestros miedos más primitivos

 

"Lo interesante de la mitología de los monos es que habla de nuestro mundo",
explica Rupert Wyatt, director de "El origen del planeta de los simios".

 

"Esa escena ponía el mundo del revés, iba directa a nuestros miedos más
primitivos. Introduce la idea de un mundo en el que nosotros no somos la especie
alfa", señala.

 

La película de Wyatt, que se desarrolla en San Francisco en la actualidad,
llega 10 años después de que Tim Burton hiciera un remakede la historia, que
protagonizaron Mark Wahlberg, Helena Bonham Carter y Tim Roth.

 

El fenómeno comenzó con la novela de Pierre Boulle, publicada en 1936. La
primera versión cinematográfica data de 1968 y estaba protagonizada por Charlton
Heston. Le siguieron cuatro secuelas, así como series de televisión y dibujos
animados en los años 70.

 

Pero las películas no hablan sólo de gorilas armados hasta los dientes. Y,
junto a una gran dosis de ciencia ficción, hay también una lectura entre
líneas.

 

Un espejo del comportamiento humano

 

"Parecía que eran sobre simios, pero en realidad eran sobre personas",
asegura Rich Handley, fundador de la editorial Hasslein Books y autor del
"Léxico del planeta de los simios" (2010) y de "Cronología del planeta de los
simios" (2008).

 

"Ellos sostienen un espejo frente a nosotros y tiene dos reflejos, ninguno de
los cuales es muy halagador."

 

"En la primera película aparecen humanos que son reducidos a salvajes sin
razón y monos inteligentes que literalmente imitan el comportamiento de los
humanos con sus defectos: con prejuicios, dogmatismos religioso y paranoia
militar", asegura.

 

La sociedad de primates tiene incluso sus divisiones claras, con los
orangutanes como líderes políticos, los chimpancés como intelectuales y
científicos y los gorilas como músculo militar.

 

"Ambos, tanto los salvajes y malolientes humanos como los intelectuales
simios esnobs son el reflejo de la inhumanidad de los seres humanos", añade
Handley. Señala que las siguientes versiones exploran otros asuntos como la
paranoia nuclear, el extremismo religioso y la crueldad con los animales.

 

Experimentación genética y maltrato animal

 

En 2011 se exploran otros aspectos como la investigación genética y la
experimentación con animales, y trata también la relación de padre e hijo.

 




Fotograma de "El origen del planeta de los simios"


"Fotograma de "El origen del planeta de los
simios""

 

James Franco hace el papel de Will Rodman, un joven científico que busca una
cura para el Alzheimer, en parte motivado porque su padre sufre esa
enfermedad.

 

Cuando el proyecto concluye tras excesivos signos de violencia en una de las
primates testadas, Rodman sigue con el experimento en casa con un chimpancé bebé
que se lleva a escondidas del laboratorio.

 

El simio superinteligente por la medicación termina en un centro de reclusión
de primates, y organiza a sus compañeros para escapar del control de los
humanos.

 

"Es una historia espartana", dice Wyatt. "Son unos cuantos monos que se
revelan contra su opresores, y después es una película sobre la escapada: ellos
tratando de encontrar el paraíso".

 

Guiños e inspiración

 

El director asegura que tuvo mucho cuidado de no incluir demasiadas
referencias de la película original, aunque hay muchos guiños para los fans de
la historia. Incluso se ve a Chartlon Heston en "Los diez mandamientos" en una
televisión del centro de reclusión de primates.

 

Parece irónico, pero "El origen del planeta de los simios" llega al cine a la
vez que "Proyecto Nim", un documental que sobre un experimento de los años 70
que buscaba mostrar que un chimpancé puede aprender a comunicarse si se cría
como un niño humano.

 

"Hay ecos de esa historia en la nuestra, pero nuestra mayor inspiración es
Oliver" -apunta Wyatt- "un chimpancé que prefería caminar erguido, y algunos
pensaban que era un eslabón perdido".

 

En otros sectores culturales, como el arte, el sello de los simios también
sigue presente. Por ejemplo, la estadounidense Rache Mayeri, estrenará a finales
de septiembre en Reino Unido un proyecto de videoarte que muestra una película
de cómo un grupo de simios responden al ver dibujos animados y documentales.

 

Handley explica que "los problemas planteados por las primeras historias de
simios siguen en vigor hoy: todavía maltratamos animales, dañamos el
medioambiente y tememos ser destronados".

 

El director de "El origen del planeta de los simios" añade que "es un desafío
en términos de cómo concebimos el mundo y nos emociona desde el ámbito del
entretenimiento".

 

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de
reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Servicio de e-mail del Alto Consejo Masónico de Venezuela
Cronograma
Ver calendario


Copyright 2018© Alto Consejo Masónico de Venezuela